Costaleros

Indumentaria

Los hermanos costaleros vestirán durante la Estación de Penitencia camiseta blanca con mangas cortas, con el escudo de la Hermandad colocado en el centro del pecho, pantalón azul, botines, calcetines blancos y faja ancha de color negro. El cordón con la medalla de hermano lo llevarán durante la Estación de Penitencia sujeto a la faja en su lado izquierdo

Normas

Si la Junta de Gobierno decidiese que los Pasos de Nuestras Sagradas Imágenes sean portados por Hermanos, los que deseen efectuar como COSTALERO la Estación de Penitencia, deben tener dieciocho años cumplidos, lo solicitarán con la antelación debida a la Junta de Gobierno a fin de que ésta pueda, a la vista del número de solicitudes y de las cualidades que juzgue necesarias para conceder la autorización, decidir quiénes podrán formar las correspondientes cuadrillas.

  • El Hermano Costalero no debe padecer enfermedad o defecto físico que le impida realizar el fuerte esfuerzo corporal que su ejercicio le impone. A tal fin se someterá a los reconocimientos médicos que la Junta de Gobierno estime conveniente, según las recomendaciones emanadas del Consejo General de Hermandades y Cofradías.
  • En la Estación de Penitencia, es un nazareno que cambia su túnica por el costal, está pues sujeto a cuantas normas se han dictado en Reglas anteriores. Su celador es su capataz, que recibe las órdenes del Diputado Mayor de Gobierno a través del Fiscal de Paso y como hermano nazareno, está condicionado a cuanto se contiene en las Reglas 65 , 70  y 76 .
  • El hermano costalero una vez igualado por su capataz, deberá ocupar en la trabajadera el lugar designado por el mismo.
  • El capataz tendrá previsto los relevos que a lo largo de la Estación de Penitencia tengan que realizar, y a tal fin designará los hermanos que marcharán detrás del Paso para efectuarlos.
  • El hermano costalero no abandonara la trabajadera sin autorización de su capataz.
  • Los hermanos que voluntariamente pidan efectuar así su Estación de Penitencia lo harán con la devoción y silencio que son exigibles a todos los hermanos.

Durante el año están obligados a asistir a cuantos ensayos considere conveniente realizar su capataz prestando un esencial interés a la preparación necesaria para llevar a cabo, de la forma más perfecta y digna su cometido y vendrán sometidos en su realización a cuanto ordene la Junta de Gobierno a través del mismo.