Majestuosa, como Reina de los corazones de todos los Hermanos de San Gonzalo, aparece hoy Nuestra Bendita Titular, Nuestra Señora de la Salud Coronada. Coronada por el cariño de todos sus Hermanos y devotos, por su barrio, por todas aquellas personas que hoy se acercaran a rezarle y pedirle, en este nuevo inicio de la rutina diaria, por sus hijos, sus maridos, sus padres…, y en definitiva por todos los seres queridos que necesitan de ese impulso, bien en forma de mejoría en su salud, bien en forma de ánimo para seguir el camino y mirar siempre adelante. Hoy Nuestra Señora de la Salud estará esperando a cada uno de nosotros, a que acudamos a hablar con Ella y por supuesto Ella estará dispuesta a escucharnos, como Madre de todos los hijos de Dios.