Sal a tu balcón, tu ventana, tu patio o tu terraza,desde donde puedas a las 20.00 horas, una vez finalizado el aplauso a los sanitarios y acompáñanos a rezar a Nuestra Señora de la Salud, Madre Bendita del Soberano y cantemos su Salve  para que ella interceda por aquellas personas que necesitan de su bendición y pronto estén recuperadas.